16 mayo 2006

Mi noveno apunte

Pues resulta que estos días no he tenido deseos de escribir en el blog. Cuando empecé a escribirlo, me propuse tratar de ser regular, pero estos días parece que no me apetece conversar nada ni decir nada. Y miren que han pasado muchas cosas y que hay un montón de blogueros salvadoreños que he descubierto por aquí y por acá.

Sobre los temas de el país, pues no me resultaba nada agradable mencionar, comentar y decir algo sobre las cosas que hicieron en la asamblea, para nombrar a un fiscal tan falto de credenciales y tan lleno de militancia política, leer las pataletas del fmln, las vivianadas del pcn, las tonterias de los areneros, efederristas, pedecistas y demas partiditos en las ultimas de cambio de la asamblea anterior. Me ha dado risa, eso si, observar a los analistas de siempre diciendo que ahora si, que ahora que arena y el fmln están por decir así empatados, van a apostar a la concertación, otros analistas, los mismos de siempre diciendo que no, concertación no, que mejor decir convergencia, que Saca dice que no co-gobierno, que el fmln dice que si que ellos van a hacer oposición y total, la vida sigue igual... ¿Por que a este paisito bonito con mucha gente linda, le tocaron políticos y funcionarios tan malos, tan corruptos, tan estúpidos?.

Por otra parte, los blogueros salvadoreños son tantos y tan buenos que cuando me digo a mi mismo, hoy voy a escribir el tiempo se me va leyéndolos a todos, les escribo algunos comentarios, que cuando vengo a sentir ya se termino el tiempo de estar navegando y tampoco se trata de no tener vida real y solo tener vida cibernética.

Sin embargo, para esta semana tengo tantos temas y tan poco tiempo que no se si podré escribir todo lo que quiero. El fin de semana tuve una anécdota que me hizo pensar en un post que creo será interesante, además de que he terminado de leer al menos tres libros que a pesar de ser de temas diferentes, los tres tocan un tema que he estado pensando casi un mes como abordarlo y cada uno me ha dado información y datos para poder comentarlos aquí en el blog. El fin de semana leí también una entrevista realizada a un ministro cuyos comentarios me parecieron francamente vomitivos, asquerosos. Creo que es cierto que hay personas a quien les aplica el dicho: “calladito, te ves mas bonito”.

Por ultimo, he notado que el mes anterior y este han estado bien llenos de un montón de fechas de aniversarios, que seguro no comentare, pero que entre tantos, destaca los 8 años que cumplió de publicación el dia de ayer, mi periódico salvadoreño favorito, El Faro. Ojala, este periódico siga publicándose con la calidad que le conozco desde los últimos meses que lo descubrí y lo he leído. Un saludo también a Hunnapuh y a Mario quien en los últimos días dejaron mensajes animando a que este servidor continuara con la redacción de este blogcito.

9 comentarios:

Nelson dijo...

Mi querido Soy Salvadoreño: Entiendo esta situacion, la vivo, aunque no tengo mi blog, me gusta opinar y leer los analisis de cada quien. No te desanimes, trata de buscar tiempo para poner un poquito de aqui o de alla. Es dificil entender a nuestros politicos, es un problema cultural y aunque unos hayan estudiado y graduado con honores, las corrientes politicas se los llevan de encuentro y se convierten en unos titeres que levantan la mano. No creo que UNO de ellos se atreva a contradecir "la linea" sin pensar en que en el proximo periodo su "puestecito" esta en peligro. Es cuestion de oportunismos y lo mismo es en ARENA, como lo es en los otros partidos. Pero el mas ganguero pienso que es el PCN. Pero asi esta esta situacion en la vida politica del pais. No saben realmente que es Libertad y lo confunden con la verdad.

En la mente del hombre contemporáneo la libertad se manifiesta en gran medida como el bien absolutamente más elevado, al cual se subordinan todos los demás bienes. Consecuentes con lo anterior, las decisiones de los tribunales y la de nuestra asamblea atribuyen a la libertad artística y a la libertad de opinión preponderancia por encima de todos los demás valores morales. Los valores que compiten con la libertad o que pueden requerir una restricción de la misma parecen ser trabas o “tabúes”, es decir, restos de prohibiciones y temores arcaicos. Para ser aceptada, la política de cualquier gobierno debe dar muestras de contribuir al progreso de la libertad. Incluso la religión logra hacer oír su voz únicamente presentándose como fuerza liberadora del hombre y la humanidad. En la escala de valores de la cual el hombre depende para su existencia humana, la libertad aparece como el valor básico y el derecho humano fundamental. En contraste, tendemos a reaccionar suspicazmente ante el concepto de verdad: recordamos que ya se ha recurrido al término “verdad” en muchas opiniones y sistemas, y que la afirmación de la verdad ha sido a menudo un medio para suprimir la libertad. Aqui es donde los grupos se creen amos de la verdad y con ello bloquean la libertad, la libertad de tener mejores prestaciones en los trabajos, mejores salarios, servicios basicos,Educacion gratuita, una Universidad con miras al futuro, una banca que favorece a quienes le confian el dinero, etc.

Nelson dijo...

Por otra parte, las ciencias naturales han alimentado el escepticismo en relación con todo aquello que no puede explicarse o demostrarse mediante sus métodos exactos. Todo esto parece en definitiva ser puramente una asignación subjetiva de un valor que no puede aspirar a un carácter universalmente obligatorio. La actitud moderna hacia la verdad se resume en la forma más sucinta en la pregunta de cualquiera: “Qué es la verdad?”. Quienquiera afirme estar al servicio de la verdad con su vida, su palabra y su acción debe estar dispuesto a ser considerado un soñador o un fanático, porque “el mundo del más allá está cerrado a nuestra mirada”. Esta frase del Fausto de Goethe caracteriza nuestra actual sensibilidad común. Indudablemente, la perspectiva de una pasión enteramente segura de sí misma por la verdad sugiere motivos suficientes para preguntar cautelosamente “¿Qué es la verdad?”. Sin embargo, existen motivos igualmente válidos para plantear la interrogante “¿Qué es la libertad?”. ¿Qué queremos realmente decir al exaltar la libertad ubicándola en el pináculo de nuestra escala de valores? A mi modo de ver, el contenido en general asociado por las personas con la exigencia de libertad está explicado muy acertadamente en los términos de un pasaje de Karl Marx en el cual éste expresa su propio sueño de libertad. En el estado de la sociedad comunista del futuro –dice– será posible “hacer una cosa hoy día y otra mañana, cazar en la mañana, pescar en la tarde, criar ganado en la noche y criticar después de la cena, simplemente a gusto de cada uno...”. Es precisamente el sentido en que la opinión del común de la gente entiende de manera espontánea la libertad, como el derecho y la oportunidad de hacer simplemente todo lo que queramos y no tener que hacer cosa alguna que no deseemos llevar a cabo.

Dicho en otros términos, la libertad significaría que nuestra propia voluntad es la única norma de nuestra acción y no sólo podemos desearlo todo, sino además tenemos la posibilidad de realizar los deseos de esa voluntad. Sin embargo, en este punto, comienzan a surgir interrogantes: ¿En qué medida es libre la voluntad después de todo? ¿Y hasta dónde es razonable? ¿Es una voluntad no razonable realmente una voluntad libre? ¿Es una libertad no razonable realmente libertad? ¿Es realmente un bien? Para evitar la tiranía de la sinrazón, ¿no debemos completar la definición de libertad señalando que es la capacidad de desear y hacer lo que deseamos, ubicándolo en el contexto de la razón, de la totalidad del hombre? ¿Y no implicará también la interacción entre la razón y la voluntad la búsqueda de la razón común compartida por todos los hombres y por consiguiente de la compatibilidad de las libertades? Evidentemente, la pregunta sobre la verdad está implícita en la pregunta sobre el carácter razonable de la voluntad y el vínculo entre ésta y la razón.

No son consideraciones filosóficas puramente abstractas las que nos exigen hacernos esas preguntas, sino la situación muy concreta de nuestra sociedad. Aún cuando en esta situación no disminuye la exigencia de libertad, salen cada vez con mayor dramatismo a relucir las dudas sobre todas las formas de movimientos de lucha por la liberación y sistemas de libertad existentes hasta ahora. No olvidemos que el marxismo comenzó su trayectoria como la gran fuerza política de nuestro siglo sosteniendo que introduciría un nuevo mundo de libertad y liberación humana. Fue precisamente la seguridad otorgada por el marxismo de conocer el camino científicamente garantizado hacia la libertad y de estar en condiciones de crear un nuevo mundo lo que atrajo a muchas de las mentes más audaces de nuestra época hacia ese movimiento. A la larga, el marxismo llegó a visualizarse como el poder mediante el cual la doctrina cristiana de la redención podría convertirse finalmente en una práctica realista de la liberación, es decir, en la realización concreta del reino de Dios como el verdadero reino del hombre. Con la caída del “socialismo real” de las naciones de Europa Oriental, no han desaparecido enteramente esas esperanzas, que subsisten silenciosamente en distintos lugares buscando un nuevo rostro. Junto con el fracaso político y económico no ha habido una verdadera derrota intelectual, y en ese sentido la interrogante planteada por el marxismo está todavía lejos de resolverse. No obstante, está claramente a la vista de todos el hecho de que el sistema marxista no funcionó en la forma prometida. Nadie puede seguir negando seriamente que este ostensible movimiento de liberación ha sido, junto con el Nacional Socialismo, el mayor sistema de esclavitud de la historia moderna. El alcance de esta cínica destrucción del hombre y el medio ambiente se ha aquietado con cierta vergüenza, pero ya nadie puede ponerlo en duda.

Estos procesos han mostrado la superioridad moral del sistema liberal en la política y la economía. Sin embargo, dicha superioridad no es motivo de entusiasmo. Ciertamente, es demasiado grande el número de aquellos que no tienen participación en los frutos de esta libertad, perdiéndola en todas sus formas. Así, el desempleo está siendo nuevamente un fenómeno masivo y la sensación de no ser necesarios, de tener un carácter superfluo, tortura a los hombres no menos que la pobreza material. Hay una propagación de la explotación inescrupulosa, el crimen organizado aprovecha las oportunidades que le ofrece el mundo libre y democrático, y en medio de esta situación nos acosa el espectro de la insignificancia. En las Semanas Universitarias de Salzburgo, en 1995, el filósofo polaco Andrej Szizpiorski describía ampliamente el dilema de la libertad que ha surgido con posterioridad a la caída del muro de Berlín. Es aconsejable prestarle mayor atención:

No cabe duda alguna de que el capitalismo ha avanzado un gran paso. Y tampoco cabe duda alguna de que no ha estado a la altura de lo esperado. El clamor de las enormes masas cuyos deseos no se han cumplido es permanente en el capitalismo. La caída de la concepción soviética del hombre y el mundo en la práctica política y social liberó a millones de vidas humanas de la esclavitud. Sin embargo, en el patrimonio intelectual europeo, a la luz de la tradición de los últimos doscientos años, la revolución anticomunista también marca el fin de las ilusiones de la ilustración, es decir, la destrucción de la concepción intelectual fundamental en el desarrollo inicial de la Europa moderna (...). Ha comenzado una época notable y sin precedentes de desarrollo uniforme. Y de pronto se ha visto, probablemente por primera vez en la historia, que existe únicamente una fórmula, un camino, un modelo y un método para organizar el futuro. Y el ser humano ha perdido fe en el significado de las revoluciones que están ocurriendo. También ha perdido la esperanza de que el mundo pueda cambiar y su transformación valga la pena (...). Con todo, ante la carencia total de alternativas, las personas se plantean interrogantes totalmente nuevas. La primera pregunta es la siguiente: ¿se equivocó después de todo el Occidente? Y la segunda: si el Occidente no tenía la razón, ¿quién la tenía entonces? Nadie puede dudar en Europa que el comunismo no estaba en lo cierto, con lo cual surge la tercera interrogante, ¿no será que nadie puede tener la razón? Si es así, todo el legado intelectual de la Ilustración carece de valor (...). Tal vez, al cabo de dos siglos de funcionamiento útil y sin dificultades, el motor a vapor desgastado de la Ilustración se ha detenido a la vista de nosotros y con nuestra cooperación. Y el vapor simplemente se está evaporando. Si de hecho así están las cosas, las perspectivas son desalentadoras.

Nelson dijo...

Al final, amigo,"SOY SALVADOREÑO, no pares y utiliza tu opinion. Busca la verdad y TRATA DE SEGUIR ADELANTE sin confundir esa verdad para apoyar a la LIBERTAD. Los Blogs son un camino que ha nacido para poder influir,despacio, SI, despacio, pero con libertad y sin que la burocracia que cree tener la libertad y la verdad, no te permite escribir en un periodico de "X" denominacion.

ADELANTE

Saludes


Nelson

Aldebarán dijo...

Un post sencillo y a la vez interesante. Ya nos dejaste la espinita de los próximos temas a leer en este espacio.

Nos seguimos leyendo.

Aniuxa dijo...

Yo venía seguido... pero sí quería nuevos post... me gusta tu blogcito... Mucho. No tengo palabras bonitas como las de Nelson, ni tantas. Pero me gusta tu visión, en cierta manera amplia la mía.

Don Guebudo dijo...

Saludos Juan (talvez asi te llamas, nombre comun de salvadoreños)
Me gusta bastante tu blog y te he leido de cabo a rabo, ánimo que la lucha continúa y somos muchos los que te leemos, esperamos nuevas cosas, hasta pronto.

Dr. Kabuto dijo...

Adelante "soy salvadoreño" vos escribi lo te venga a la mente, no te limites. Es cierto que eso de la realidad nacional es algo frustrante y quizas demasiado complejo como para entender por que suceden las cosas de esa manera (que parece ser la peor posible). Vos escribi, que habemos muchos que leemos, tu estilo me parece, en lo personal, muy bueno. No es pretencioso y no es tan visceral como el de otros blogs, danos oportunidad de leer algo de buena calidad.

Por otra parte, me llego el razonamiento de Nelson. Nunca me habia puesto a pensar en eso de la libertad y la verdad. Es cierto, la verdad se ve utopica e inalcanzable. Hasta donde puedo ver, en la ciencia es raro que alguien asevere que lo que dice es "verdad". (hablo de ciencias naturales), he hablado con cientificos de cierto nivel y siempre me han parecido gente con mas interrogantes que respuestas. De lo cual pienso, que si la verdad o mejor, la busqueda de la verdad, se tomara como un valor, la persona poseedora de este valor deberia ante todo nunca asegurar tenerla en su poder, sino que paso a paso ayuda a develar la realidad subyacente a los fenomenos que observa o intuye. Pienso tambien, que entonces, alguien que ponga a la libertad como un valor preponderante, en lugar de hacer las cosas que le vienen en gana, seria aquel que busca y analiza el sentido o el significado de la libertad, alguien que la busque. Lo que hacen las personas que proponen y usufructuan de la libertad, creen que es algo que te puedan dar o mejorar. Creo que ambos terminos "libertad y verdad" no tienen relativos. Osea, no hay alguien que diga mas verdad que otro, o que uno sea menos libre que otro. O se es libre o no, o se dice la verdad o no.

Bueno, espero seguir leyendo tus posts!

Saludos

Mario dijo...

Pues yo no soy partidario de los comentarios kilometricos, se dice que despues de 5 minutos leyendo se empieza a perder el interes, no es que este mal poner testamentos como el de nelosn pero no es lo mio, respecto a tu falta de animo te comprendo, a veces me pasa en mi blog, pero de vez en cuando se me enciende el foco, adelante! te seguiremos leyendo!

HUMBERTO dijo...

Amigos mi nombre es Humberto Granados, creeanme que tengo un gran problema economico, tengo capacidad para pagar una cuota, pero no me sale ningun prestamo porque tengo uno actualmente ya que mi madre tuvo operaciones y pues tenia que cubrirlas y ya no tengo suficiente para pagar tarjetas y prestamo, si alguna persona de buen corazon pudiera darme los medios o otorgarme un prestamo facilmente cancelaria mis deudas y pagaria una sola cuota, por favor ayudenme, mi necesidad es de $5,000.00 por favor. Mi tel es 2274-4483 / 2218-3585.

Bendiciones!